(In)refugios

Galería actualizada el 28 de febrero del 2017

(Un)refuge

(Un)refuge

2016, oil on canvas, 60x81 cm

Mediterranean beach

Mediterranean beach

2016, oil on canvas, 33x60 cm


European tumulus

European tumulus

2016, oil on canvas, 30x30 cm

Child - (Un)refugees VII

Child - (Un)refugees VII

2015, oil on canvas, 46x36 cm

Line - (Un)refugees VI

Line - (Un)refugees VI

2015, oil on canvas, 38x61 cm

(Un)refugees IX

(Un)refugees IX

2016, oil on canvas, 100x81


(Un)refugees VIII

(Un)refugees VIII

2015/2016, oil on canvas, 100x100


Camp

Camp

Camp - 2015, oil on canvas, 100x100

Mound with Moun

Mound with Moun

2016, oil on canvas, 30x30 cm

Mounds

Mounds

2016, oil on canvas, 24 x 33 cm

Mounds (Nocturne)

Mounds (Nocturne)

2016, oil on canvas, 24 x 33 cm

Maremortum I

Maremortum I

2016, oil on canvas, 100x100 cm


Hace unos pocos años, durante una visita al Museo del Exilio de La Junquera, leí por primera vez acerca del campo Joffre de Rivesaltes, un antiguo campo de concentración en el sur de Francia que se abrió en los años treinta del siglo pasado para alojar exiliados españoles. El campo se quedó abierto casi 70 años, siendo también usado como campo de concentración durante la ocupación nazi y posteriormente como campo de internamiento de harkis argelinos. La historia de Rivesaltes es un relato dramático que cruza todo el siglo XX y que por eso se presta a ser usado como guía para una investigación sobre los acontecimientos más trágicos de la historia europea contemporánea. Rivesaltes no es exclusivamente un lugar geográfico, es también – o sobre todo, ahora que las ruinas han dejado espacio a la memoria – un espacio emocional colectivo.

(In)refugios nace entonces de los escombros del campo, verdugo y testigo del horror de las deportaciones nazis y del drama del exilio de miles de seres humanos. La memoria de Rivesaltes es la realidad actual de los campos que alrededor del mundo y en las puertas de Europa alojan millones de vidas, millones de refugiados, millones de dramas: las ruinas del campo son el pasado que conecta con el presente y con la actual política migratoria de la Unión Europea.

Sin embargo, este no es un trabajo sobre Rivesaltes; tampoco pretende ser una investigación histórica: aquí la historia es más bien la guía para un viaje en la memoria emocional colectiva, buscando la universalidad de la experiencia individual, más allá de épocas, confines y nacionalidades.
Los (In)refugios son los lugares físicos y emocionales del desarraigo, donde la necesidad de amparo es acompañada por su negación y donde la solución a la tragedia es sólo el mal menor. Los campos son (in)refugios y certifican la pérdida de dignidad e identidad del refugiado, fracturado, apartado de sus raíces, de su tierra, de su pasado. Lugares donde frecuentemente el entierro sigue al destierro. Fosas comunes, agujeros, túmulos, cajas: (in)refugios simbólicos, alternativas cínicas a las cínicas políticas europeas. Y finalmente, (in)refugiado como condición intrínseca del desterrado, donde en la misma imposibilidad de volver a casa se encuentra la absoluta y definitiva imposibilidad de tener otra, porque el desarraigo es un trauma irreversible que afecta a los fundamentos mismos del ser humano.

Marco Noris