El triunfo de la derrota

Aground

Aground

2016, oil on canvas, 60x92 cm

Zoom out

Zoom out

2016, oil on canvas 30x30 cm

Zoom in

Zoom in

2016, oil on canvas 30x30 cm

Escape XIII

Escape XIII

2016, oil on canvas, 33x24 cm

Prosthesis

Prosthesis

2017, oil on canvas, 50x40 cm

With smoke

With smoke

2016, oil on canvas, 100x100 cm

Crack

Crack

2017, oil on canvas, 150x120 cm

Ukrainian head

Ukrainian head

2014 - 60x81 cm - Oil on canvas

Airplane crash (Superga, 1949)

Airplane crash (Superga, 1949)

2013 - 114x146 cm - Oil on canvas

Red car

Red car

2013 - 60x80 cm - Oil on canvas

Pig

Pig

2015 - 19x24 cm - Oil on canvas

Glories (Glòries)

Glories (Glòries)

2016, oil on canvas - 41x33cm

Fallen and believers

Fallen and believers

2015, oil on canvas, 38x61cm

Ruins (The day after)

Ruins (The day after)

2016, Oil on board - 29,5 x 21,5 cm

The Hole

The Hole

The hole - 2014, oil on canvas, 15x20 cm

Escapes V-VI-VII

Escapes V-VI-VII

2015 - Oil on canvas, 18,5x24 cm x 3 (triptych)

Ester Quintana /

Ester Quintana /

2014 - 100x100 cm - Oil on canvas - www.ojocontuojo.org

Portrait of a victim of machismo

Portrait of a victim of machismo

2015 - 41x33 cm - Oil on canvas

Le déjeuner sur l’herbe I

Le déjeuner sur l’herbe I

2015 - 16x22 cm - Oil on canvas

Car Crash

Car Crash

2015, oil on canvas, 97x130 cm

Marine with flesh

Marine with flesh

2016 oil on canvas, 24x33 cm

Untitled and imageless

Untitled and imageless

2016, oil on canvas, 24x33 cm

Ali

Ali

2016, oil on canvas, 50x40 cm

The triumph of defeat

The triumph of defeat

2016/2017, oil on canvas, 100x100 cm

She

She

2017, oil on canvas, 100x130 cm

Alfacar, Granada

Alfacar, Granada

2017, oil on canvas, 100x130 cm

Allá donde las playas rotas nos muestran el cielo


Allá donde las playas rotas nos muestran el cielo


2017, oil on canvas, 145x180 cm

El refugi abandonat de Lúa

El refugi abandonat de Lúa

2016, oil on canvas, 81x130 cm

Like a movie

Like a movie

2016, oil on canvas, 80x100 cm

Marine

Marine

2016, oil on canvas, 89x146 cm

Quality check

Quality check

2017, oil on canvas, 117x90 cm

Maremortum I

Maremortum I

2016, oil on canvas, 100x100 cm


La negación de lo oscuro y de lo mortal es una característica de nuestra época. Rodeada de grietas y ruinas, incapaz de enfrentarse a su miedo, la soñolienta humanidad ultraliberalista, a través de una escalada tecnológica, busca refugio en el consumo y en el entretenimiento. Por este motivo decidí explorar, a través de la pintura, los incómodos y trágicos territorios de la negación y de la sombra. 
Fosas comunes, violadores apaleados, accidentes, desechos y vertederos; víctimas policiales, efigies derrumbadas, prófugos y mutantes… mi obra es un prontuario del hundimiento, un compendio de ruinas materiales y morales. En este contexto entonces se puede considerar (In)refugios, mi proyecto sobre exilio y desarraigo nacido de los restos de un antiguo campo de concentración y que habla de memoria y de olvido y del aniquilamiento del ser humano, de su identidad y de sus valores.

Desde entonces y hasta hace muy poco, estaba convencido que la ruina era el concepto principal alrededor del cual he ido construyendo mi imaginario. Ha sido más recientemente que pude darme cuenta que en realidad la ruina no era el fin último de mi investigación, sino un medio para alumbrar el oscuro camino de la derrota. 
La derrota tiene aquí dos vertientes. De un lado, la trágica: la derrota histórica (Benjamin, Agamben, Pasolini, etc.), y con ella la política, moral y medioambiental. Por otro lado, en la esfera de lo individual podemos también incluir la derrota íntima, intrínseca a la existencia humana. La derrota del individuo y su concatenación de rendiciones nos lleva a la vertiente sublime de este camino, adonde hay la celebración del derrotado, condición que requiere la fuerza del valiente. Por último, en la cima de este recorrido, está la derrota del ego, etapa final de este camino y quizás, el comienzo de lo que vendrá después.

Más allá de algunas incursiones en el mundo de la fotografía, del collage, de la instalación y del vídeo, mi práctica se desarrolla principalmente en el campo de la pintura. Encuentro el lenguaje pictórico un medio ideal para manejar lo emocional sin descuidar lo intelectual. Los códigos visuales tradicionales – casi arquetípicos – de la pintura al óleo me permiten penetrar en la conciencia del espectador, haciéndola así bascular entre el presagio y el duelo. En esta distorsión temporal, escenarios post-apocalípticos, ruinas del pasado, vislumbres de futuros desastres y memorias de tragedias se confunden y entrelazan conformando así una genealogía cíclica de la catástrofe, en el centro de la cual se encuentra finalmente el espectador, solo en frente de su mortalidad.

Marco Noris, enero 2017


Lee también el texto de Frederic Montornes,  No era el sol sobre la homónima exposición de Marco Noris