En frontera

En frontera: 290 km, 25 días, 198 mugas, 212 obras


En el verano del 2017 Noris recurrió caminando los 290 km de la frontera hispano-francesa de la provincia de Girona por la cual pasaron los principales caminos del exilio republicano. Durante el recorrido, el artista pintó una obra en correspondencia de cada uno de los 198 mojones que marcan el confín. Caminar y pintar uniendo puntos a lo largo de la frontera, como en equilibrio en esa linea invisible que divide en dos lo que es uno, haciendo visible lo invisible y desplegando así un nuevo escenario de la memoria.


En estos últimos cuatro años, trabajé el paisaje como escenario y como frontera, pero siempre desde la comodidad y la distancia del taller. Fue entonces la necesidad de una experiencia directa, de meterme en juego y confrontarme con lo real sin filtros lo que me empujó a escribir “En frontera”.

El proyecto prevé recurrir a pie toda la frontera hispano-francesa del municipio de Girona y realizar una pequeña pieza a óleo por cada uno de las 198 mugas2 que marcan el confín. No se tratará de una documentación visual de las mugas (su catalogación fotográfica por otra parte ya ha sido realizada), cuanto de una grabación emocional del entorno, según las condiciones geográficas y ambientales que se puedan dar. Por este motivo, la extrema conexión con el entorno y con el momento presente que permite la pintura pleinairista, es un elemento fundamental para que el proyecto adquiera un fuerte valor experiencial. En este sentido, las piezas no son el objetivo del viaje: la experiencia misma es el objetivo, la experiencia de hacer y ser frontera, la introspección de un largo camino en la naturaleza, el viaje y sus dificultades. Pintar piezas como fuesen marcadores y caminar juntando puntos a lo largo de la frontera, como en equilibrio en esa linea invisible que divide en dos lo que es uno, es hacer visible lo invisible, desplegando así un nuevo escenario de la memoria.

+ INFO


  1. Una parte del proyecto será expuesto en el MuME entre el 28 de octubre y le 28 de enero del 2018.
  2. Muga es una palabra de origen vasca usada en catalán pirenaico en lugar de mojón (o hito, en castellano) y fita (en catalán). Aquí un artículo escrito por Josep Estruch para “En frontera” sobre la etimología de la palabra.

En frontera: 290 km, 25 días, 198 mugas

Proyecto y producción: Marco Noris
Planificación: Amaranta Amati y Marco Noris
Soporte logístico y guía: Amaranta Amati
Tutoría: Alexandra Laudo
Impresión 3D: Patricio Rivera
Caminantes: Paula Bruna, Natalia Carminati, Núria Casas, Joana Cervià, Albert Coma, Claudia Godoy, Alexandra Laudo, Jordi Martinez-Vilalta, Josep Rubio, Miquel Serrano, William Truini
Backups y transporte: Kike Bela, Joana Cervià, Josep Rubio, Marc Ferrer-Dalmau y Alex Nogueras, Roberto Noris y Ana Lorente

Especiales agradecimientos a Amaranta Amati, Alexandra Laudo y todo el el jurado de BCN producció; a Roberto y Ana, Joana Cervià y Josep Rubio,Kike Bela, Patricio Rivera, Alex Nogueras y Marc Ferrer-Dalmau, Cayetano Martínez.

Gracias también a Josep Estruch y Montserrat Rectoret Blanch, Rebeca Arquero, Clara Garí y El grand tour, Marc Badia, Xavier Aguilò,  Jordi Martinez-Vilalta, Claudia Godoy, Natalia Carminati, William Truini, Nuria Casas, Paula Bruna, Albert Coma, Ferrán Latorre, Carmen Sánchez, Pere Llobera, Miquel Serrano y Jordi Font del MUME, Zuriñe Etxebarria, Jordi Pi y el Club Excursionista de Gràcia, La Capella y su gente, Hangar.org y su gente, Piramidón y su gente…

 

Proyecto producido con el apoyo de BCN Producció’17. La Capella, Instituto de Cultura de Barcelona.
Logo La Capella

 

En colaboración con: 

MUME - Museo Memorial de ll'Exili Mojones de los Pirineos

Statement | El triunfo de la derrota

El triunfo de la derrota

La negación de lo oscuro y de lo mortal es una característica de nuestra época. Rodeada de grietas y ruinas, incapaz de enfrentarse a su miedo, la soñolienta humanidad ultraliberalista, a través de una escalada tecnológica, busca refugio en el consumo y en el entretenimiento. Por este motivo decidí explorar, a través de la pintura, los incómodos y trágicos territorios de la negación y de la sombra. 
Fosas comunes, violadores apaleados, accidentes, desechos y vertederos; víctimas policiales, efigies derrumbadas, prófugos y mutantes… mi obra es un prontuario del hundimiento, un compendio de ruinas materiales y morales. En este contexto entonces se puede considerar (In)refugios, mi proyecto sobre exilio y desarraigo nacido de los restos de un antiguo campo de concentración y que habla de memoria y de olvido y del aniquilamiento del ser humano, de su identidad y de sus valores.

Desde entonces y hasta hace muy poco, estaba convencido que la ruina era el concepto principal alrededor del cual he ido construyendo mi imaginario. Ha sido más recientemente que pude darme cuenta que en realidad la ruina no era el fin último de mi investigación, sino un medio para alumbrar el oscuro camino de la derrota. 
La derrota tiene aquí dos vertientes. De un lado, la trágica: la derrota histórica (Benjamin, Agamben, Pasolini, etc.), y con ella la política, moral y medioambiental. Por otro lado, en la esfera de lo individual podemos también incluir la derrota íntima, intrínseca a la existencia humana. La derrota del individuo y su concatenación de rendiciones nos lleva a la vertiente sublime de este camino, adonde hay la celebración del derrotado, condición que requiere la fuerza del valiente. Por último, en la cima de este recorrido, está la derrota del ego, etapa final de este camino y quizás, el comienzo de lo que vendrá después.

Más allá de algunas incursiones en el mundo de la fotografía, del collage, de la instalación y del vídeo, mi práctica se desarrolla principalmente en el campo de la pintura. Encuentro el lenguaje pictórico un medio ideal para manejar lo emocional sin descuidar lo intelectual. Los códigos visuales tradicionales – casi arquetípicos – de la pintura al óleo me permiten penetrar en la conciencia del espectador, haciéndola así bascular entre el presagio y el duelo. En esta distorsión temporal, escenarios post-apocalípticos, ruinas del pasado, vislumbres de futuros desastres y memorias de tragedias se confunden y entrelazan conformando así una genealogía cíclica de la catástrofe, en el centro de la cual se encuentra finalmente el espectador, solo en frente de su mortalidad.

Marco Noris, enero 2017

No era el sol

No era el sol

Por Federic Montornés

 

A veces es suficiente con añadir algo a una imagen para que lo que vemos como un paisaje se convierta en un escenario y no en la representación de la ilusión de quien lo está contemplando. De modo que hablar de escala frente a un paisaje sería como hablar de la distancia que separa el espectador de la imagen. Y hablar de la distancia entre quien mira y lo que ve sería hablar de intromisión en un relato interminable.

Porque la pintura no tiene fin. Y, sin embargo, invita a acercarse.

Dice Marco Noris que, para él, la pintura -en especial, la pintura al óleo- es el lenguaje que mejor le permite intimar con lo emocional sin descuidar lo intelectual. También dice que es el lenguaje que, gracias a sus códigos visuales tradicionales, le permite penetrar en la conciencia del espectador haciéndole bascular entre el presagio y el duelo. Una distorsión temporal -sigue diciendo- poblada de escenarios post-apocalípticos, ruinas del pasado, anuncios de desastres futuros y memorias de tragedias que se confunden y entrelazan conformando una suerte de genealogía de la catástrofe. Un estudio del devenir humano que, lejos de celebraciones y lamentos nostálgicos, nos habla de ese camino íntimo y colectivo de aceptación y expiación en cuyo centro siempre se halla quien no es dueño de su destino: el espectador. Solo. Frente a su mortalidad.

O como lo llama Noris: el triunfo de la derrota.

Centrada en el deseo de insinuar y no tanto en el de describir lo que, a ojos de quien contempla, se alza como un ejercicio de introspección en torno a argumentos tan amplios, sentidos y reflexivos como la memoria, el olvido, la ausencia y la espera, la obra de Noris es una suerte de bálsamo que, invocando una más que necesaria suspensión del tiempo, permite que todo pase porque en ella todo se eterniza, se alarga, espera y deja. Se trata de una decisión que, ubicando al margen del ajetreo y el ruido a quien se sitúa frente a su obra, permite conectar con esa parte del ser que se pregunta qué hay detrás de la estrecha realidad que vemos porque sabe que es detrás de lo que nos ciega donde realmente deberíamos indagar.

Y es que más allá del velo que impide la visión se puede hallar la razón por la que todos estamos aquí.

La exposición que, bajo el título No era el sol, reúne buena parte de la producción de Noris desarrollada en torno a la desaparición en las fosas comunes, la crueldad de las fronteras, la guerra civil, el exilio y el desarraigo así como a cuestiones de contenido medioambiental -en tanto que metáforas de nuestras ruinas material y moral- o a lecturas de calado más introspectivo como primer e ineludible paso hacia la aceptación de la negación y la sombra para hacer frente a la escalada tecnológica, el exceso de consumo y el entretenimiento que a todos nos ciega, es una suerte de sumidero conceptual concebido no tanto para acabar con la especie humana si no para demostrar que después de lo que parecía que era el sol no venía la noche del descanso sino el deseo de hallar una luz al margen de la impaciencia. Es decir, al margen de nosotros mismos. Es por ello que, más que un viaje hacia el exterior y a través de territorios por los que todo está construido, lo que propone Noris es un viaje hacia el interior de cada uno por el camino de sus pinceladas al óleo, la superficie de unos lienzos, las capas y capas de cartón desechado, las dimensiones de un cuadro y los pasos que deberíamos seguir para despegar de este maldito mundo, recuperar la esencia del ser humano, tomar consciencia de nuestra identidad, revitalizar nuestros valores y verlo todo a esa distancia que permite entender la pintura, su pintura, también como una cuestión de escala.

Frederic Montornés
Febrero 2017

The triumph of defeat

Mounds

Mounds

2016, oil on canvas, 24 x 33 cm

Untitled and speechless

Untitled and speechless

2016 - Oil on canvas, 61x50 cm

Pig

Pig

2015 - 19x24 cm - Oil on canvas

Glories (Glòries)

Glories (Glòries)

2016, oil on canvas - 41x33cm

Escapes V-VI-VII

Escapes V-VI-VII

2015 - Oil on canvas, 18,5x24 cm x 3 (triptych)

Portrait of a victim of machismo

Portrait of a victim of machismo

2015 - 41x33 cm - Oil on canvas

Le déjeuner sur l’herbe I

Le déjeuner sur l’herbe I

2015 - 16x22 cm - Oil on canvas

Maremortum I

Maremortum I

2016, oil on canvas, 100x100 cm