Arte y memoria: En frontera

Por Jordi Font Agulló

Ser y hacer frontera es la principal motivación de este proyecto artístico de Marco Noris. Durante casi un mes, el artista recorrió a pie, siguiendo la raya fronteriza, la cordillera pirenaica desde los límites de Andorra hasta Portbou. Una línea geográfica invisible que es el producto de una capa superpuesta de acontecimientos históricos, la que se hace visible a través de cientos de hitos (mugas) que delimitan la separación entre los estados.

El itinerario de Marco Noris tiene un pronunciado carácter experiencial, que se plasma en un ejercicio de pintura au plein air. En este sentido, lo que aparentemente parece una actitud lúdica y contemplativa del artista en relación con el paisaje, se convierte en una acción que adopta la forma de un inventario crítico en torno al hecho fronterizo y de todo lo que hay está vinculado: refugiados, exilio, exclusión, marginación. Es decir, la distancia, la fatiga y las inclemencias del tiempo, sufridas por el mismo artista en su propia piel, adquieren una configuración alegórica que remite a los condenados de la tierra de ayer, de hoy y del futuro.T

El itinerario de Marco Noris tiene un pronunciado carácter experiencial, que se plasma en un ejercicio de pintura au plein air. En este sentido, lo que aparentemente parece una actitud lúdica y contemplativa del artista en relación con el paisaje, se convierte en una acción que adopta la forma de un inventario crítico en torno al hecho fronterizo y de todo lo que hay está vinculado: refugiados, exilio, exclusión, marginación. Es decir, la distancia, la fatiga y las inclemencias del tiempo, sufridas por el mismo artista en su propia piel, adquieren una configuración alegórica que remite a los condenados de la tierra de ayer, de hoy y del futuro.

Estos dibujos (una selección de 132 sobre 212) realizados in situ durante el viaje, que se podrían situar entre el diario personal y el registro notarial que reafirma el trazado de la frontera, evocan la conexión visual y emocional del artista con un contexto vez inhóspito y fascinante a partir del cual se despliega todo un nuevo escenario de memoria.

Jordi Font Agulló
Director del MuME